¿Eres un padre autoritario o permisivo?

Estás a punto de descubrirlo

Extraído de: Pixabay

Los padres que ejercen un control fuerte sobre sus hijos tienen un estilo educativo autoritario. Entre sus características, destacan:

La comunicación con los hijos es escasa. Se trata de padres que no saben cómo hablar con sus hijos o cómo ponerse a su nivel para poder conversar.

Esto provoca que los hijos no cuenten nada o que oculten información por miedo a la manipulación o las represalias.

En general, son padres poco afectuosos con sus hijos y que ejercen una alta presión sobre los mismos para que asuman responsabilidades.

Estos padres suelen criar niños obedientes, pero también muy dependientes, poco alegres o espontáneos.

Padres permisivo

Aquí el control que se ejerce es escaso o inexistente. Tratan a sus hijos como iguales, haciéndoles cómplices de confesiones que no son adecuadas para su edad y su capacidad de razonamiento.

Normalmente son afectuosos y no plantean tareas para que sus hijos asuman responsabilidades.

Estos niños tienen muchos problemas para las interacciones sociales, ya que no cumplen unas normas estándar de comportamiento.

En principio son niños más alegres que los criados en un ambiente autoritario, pero a la larga la falta de control genera una baja autoestima.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*