¿Cómo evitar que tu perro desarrolle diabetes canina?

Crédito.- Pixabay.com

¿Has notado que tu perro come más que antes, pero aún así luce más delgado? Este signo debe ponerte en alerta, pues es uno de los síntomas de la diabetes canina. Como en los humanos, la diabetes se da porque los niveles de azúcar en el cuerpo son demasiado altos; y también puede causarles ceguera.

Que un perro tenga diabetes tipo 1 significa que su páncreas no produce insulina. Sin esta hormona, las células no pueden usar la glucosa en la sangre; por ende el nivel de glucosa termina siendo muy elevado.

Alerta con los síntomas

El problema es mayor en los perros con diabetes porque ellos no pueden hablar o pedir ayuda. Muchas veces, aunque pudieron tratarse a tiempo, terminan con consecuencias desastrozas.

Los signos clínicos que notarás en perro con diabetes son en general:

  • Orina demasiado.
  • Bebe demasiada agua.
  • Tiene un mayor apetito a pesar de perder peso.
  • Se vuelve muy poco activo.

Pon atención a su alimentación, pues aunque coma más y tenga mucho apetito, perderá peso.

Esto se debe a que en respuesta a la falta de energía, el cerebro del perro envía señales que le mandan a comer más. Mientras tanto, otras células en el cuerpo intentan obtener glucosa pidiendo al cuerpo a descomponer las grasas y las proteínas del músculo, que el hígado puede convertir en glucosa. Por lo tanto, habrá más glucosa que se está sintetizando, pero que no se transforma en energía, porque no hay suficiente insulina para transferir la glucosa a las células del cuerpo.

El perro tiende a orinar más con esta enfermedad porque cuando hay demasiada glucosa en la sangre, esta se infiltra en la orina del can. En un perro con diabetes, el azúcar en la orina extrae el agua, por lo que produce grandes cantidades de orina. Esto le produce a la vez más sed.

Las 3 claves del tratamiento

El veterinario debe determinar en qué estado se encuentra el perro, y el tipo de diabetes. En general, el tratamiento de la diabetes 1 en perros se basa en tres pilares:

  • Inyecciones de insulina
  • Dieta baja en carbohidratos y azúcares.
  • Si tu mascota es hembra, puede ser necesaria la esterilización, porque las hormonas sexuales femeninas pueden hacer fluctuar los niveles de azúcar en sangre.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*