5 claves para fomentar el hábito de lectura en los niños

Es cierto que a los niños les encantan los juguetes y los videojuegos, pero un libro también puede convertirse en un bien preciado para ellos. ¿Le leías cuentos a tu hijo cuando era pequeño? A los niños les fascinan las historias y los libros son excelentes fuentes de ellas. La lectura no tiene que ser vista por ellos como una actividad aburrida y obligatoria que solo está relacionada a lo académico.

¿Por qué hacer que se enganchen con la lectura? Hay varias razones, pero una de ellas es que mejora la capacidad y el progreso lingúístico de los niños. Cuanto antes se expone a un niño a la lectura, mejor es su capacidad lingüística y sus habilidades.

Respeta sus gustos

Puedes proponer, no imponer los temas de lectura. No es bueno que los niños vean la lectura como una obligación, por eso, déjalo elegir. Solo monitorea  sus gustos, para que veas cómo van evolucionando.

Constancia para crear un hábito

La idea es que la lectura se convierta en un hábito, no en una actividad que se realiza de vez en cuando, o cuando el niño está castigado.

Para esto, es importante es que se establezca un tiempo de lectura diario, en el que tomar un libro sea una forma de relajarse y disfrutar.

Que sea una experiencia divertida

A menudo, los niños pueden sentir que la lectura es una actividad monótona, que los obliga a estar dentro de casa. Así también, hay padres que usan la lectura como castigo cuando los niños no se han portado bien. De esta manera lo único que se logra es que los niños detesten la idea de acercarse por iniciativa propia a un libro.

Puedes usar varios mecanismos, por ejemplo, buscar lugares abiertos como parques en donde no hayan muchas distracciones. También puedes llevarlos de vez en cuando a la biblioteca de tu ciudad, además lo sentirán como una excursión.

¿Y si le propones luego de leer escribir su propia historia? Será divertido y cultivarás además sus capacidades de creatividad a la vez que mejorará su gramática y ortografía.

Que haya interacción y comprensión

Otra buena idea para que los niños se enganchen con la lectura es que haya interacción. Es decir, puedes hacerle preguntas sobre los personajes, o pedirle que te cuente lo que leyó, mostrando así tu interés en lo que tu hijo eligió para leer. También puedes pedirle que dramatice alguna escena que le gustó. Así además prestará más atención a lo que lee, porque luego tendrá que contártelo.

Tu ejemplo no le debe faltar

Los hijos ven a sus padres como modelos a seguir, por ende, si nunca te ve con un libro, es probable que no le inspire interés. Siempre que le propongas una sesión de lectura a tu hijo, es bueno que tú también leas con él. Así, además pueden pasar tiempo de calidad juntos.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*